Como seguramente ya sabrás, el lema de la Guardia Civil es “El Honor es mi Divisa“, y ese se constituye como el valor principal que debe tomar como propio cualquier guardia civil. El honor se entiende como la cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo. Se trata de actuar siempre respecto a un código de conducta, respecto a una serie de ideales que constituyen un comportamiento honorable. El honor es la piedra angular sobre la que gira el resto de principios de un guardia civil y que, de no cumplirse, se perdería. Hoy en Gesinpol hablamos de esos valores que deben inspirar la labor profesional de un guardia civil.

Estos son los principios fundamentales que todo guardia civil debe asumir y tomar como propios. Se trata de valores que deben interiorizar y que deben formar parte de su comportamiento diario.

Sacrificio

Según la definición de la Real Academia Española, el sacrificio se define como el “peligro o trabajo graves a que se somete una persona”. Si lo llevamos a nuestro campo, el valor del sacrificio hace referencia al hecho de poner por delante el bienestar -y la vida- de los demás antes que el suyo propio.

Lealtad

La lealtad se define como el “cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien”. El guardia civil ha de ser leal a los valores de la Guardia Civil, a la Constitución Española y a todo lo que ello implica.

Austeridad

Palabra que se define como sobrio, moderado o sin excesos. Las personas que desempeñan la labor de Guardia Civil deben comportarse con moderación de los sentidos y pasiones ante metas más mayores como es el cumplimiento del deber.

Disciplina

La disciplina entendida como “doctrina, instrucción de una persona, especialmente en lo moral” es otro de los valores básicos. La disciplina ha de ser un pilar fundamental que implica seguir unos principios de obediencia que solo conoce el límite moral del honor y el material de la Ley.

Abnegación

Las personas que actúan con abnegación son aquellas que sacrifican o renuncian a sus deseos o intereses, normalmente por motivos profesionales, tal y como debe hacer un guardia civil.

Espíritu benemérito

Se trata del espíritu de benefactor, de hacer bien a los demás, poniendo por delante las necesidades del otro por encima de las propias.

A pesar de que estos valores se establecieron hace muchos años, lo cierto es que son conceptos que todavía marcan la definición del cuerpo.

¿Te gustaría ser Guardia Civil? ¿Estás pensando en preparar las oposiciones a Guardia Civil y buscas una academia? En nuestra academia de oposiciones a Guardia Civil Gesinpol te ayudamos a prepararte para que consigas la plaza que tanto deseas. CUATRIPLICAMOS la media nacional de aprobados en 2018.

Share This
Visit Us On FacebookVisit Us On Youtube