Claves para estudiar oposiciones en verano

Es una realidad. En verano estamos acostumbrados a bajar el ritmo de trabajo y de estudio. Es una época en la que casi todo el mundo coge algunos días de vacaciones, acaba la temporada estudiantil y llegan momentos de disfrute y relax al aire libre.

Sin embargo, para aquellos opositores que siguen al pie del cañón en su lucha por una plaza en el Cuerpo Nacional de Policía o la Guardia Civil, probablemente los meses de verano no pinten tan bien como para los demás.

Sabemos que no es fácil seguir con el mismo ritmo de estudio y entreno que llevamos durante el resto del año, pero estudiar en los meses de verano es posible y compatible con tener vida social y disfrutar un poco del periodo estival. Solo se trata de establecer una serie de hábitos que nos ayuden a sobrellevarlo. En Gesinpol, academia de oposiciones a Policía Nacional y Guardia Civil, te ayudamos a verlo de otra manera con estas claves para estudiar oposiciones en verano.

¿Estudiar oposiciones en verano?

“Mis grupo de amigos ha alquilado una casita en la playa para pasar el fin de semana y yo no podré ir”. “No logro concentrarme con este calor y no he avanzado tanto como quería”. “Voy a aprovechar mis vacaciones laborales para dedicarle todo el tiempo posible a estudiar la oposición”.

¿Quién ha tenido alguno de estos pensamientos o sabe perfectamente que va a tenerlo? ¡Error! Deja de fustigarte y exigirte tanto. Vale que no te olvides de la oposición cuando llega el verano. No queremos eso. Pero tampoco conviertas estos meses en los de más presión para ti. Si trabajas durante todo el año y lo compaginas con el estudio, también necesitas echar el freno y tomarte el estudio de una forma más relajada. Tampoco te castigues si no puedes disfrutar de alguna escapada con los amigos o si no rindes tanto como tenías planificado hacerlo.

Simplemente, sigue en tu camino a una plaza de funcionario de forma constante, sin prisa pero sin pausa, estableciendo una serie de hábitos para rentabilizar tu tiempo de estudio en verano de la mejor forma posible. ¿Tienes a mano papel y boli? ¡Pues comenzamos!

Claves para sobrellevarlo

1.Descansa, disfruta y quiérete.

En una oposición adquiere especial relevancia la capacidad de organizacion y planificación del estudio que tengas. Imaginamos que tendrás pautado y establecido qué estudiar o repasar cada día pero, ¿cómo sueles hacerlo en verano si tienes más tiempo libre? No cometas el error de dedicarle un tiempo excesivo al estudio.

Quizá algo más de lo normal, pero sin excederte. También te mereces disfrutar del descanso y realizar actividades de ocio que te gusten y hagan sentir bien. Mímate y dedícate tiempo a ti, a tu liberación mental. Verás como esto se verá reflejado en un tiempo de estudio más efectivo. No por estudiar más horas vas a rendir más.

2- Elige un lugar de estudio con buenas condiciones para combatir el calor.

Si en la habitación en la que sueles estudiar habitualmente pasas calor en verano porque no hay forma de airearla o no tienes aire acondicionado, intenta buscar otra localización donde puedas estar a una temperatura agradable. El bochorno es uno de los principales enemigos de nuestra concentración.

Si estás acostumbrado a estudiar en alguna sala o biblioteca, asegúrate de que las condiciones de temperatura son las adecuadas. Si no, siempre puedes buscar algún lugar al aire libre donde se esté tranquilo y fresquito. ¡Puede que el sonido de los pájaros incluso te venga bien para concentrarte!

3 – Elige la mejor hora para estudiar.

No dejes tu hora de estudio para mediodía. Además del calor, es una hora a la que la gente ya está activa y, por tanto, oirás más ruidos o jaleo en casa. Las mejores horas para estudiar son a primera hora de la mañana temprano o cuando cae la noche. Siempre es preferible aprovechar las horas más tempranas para hacerlo con luz natural pero, si eres más nocturno, te recomendamos que tengas dos focos si utilizas luz eléctrica. Una lámpara que ilumine la habitación en general y un flexo enfocado a tus apuntes.

4 – Aliméntate bien. “Mens sana in corpore sano”.

Aunque a veces no prestemos a nuestra alimentación la importancia que merece, no te imaginas lo que puede llegar a mejorar tu rendimiento en el estudio el hecho de alimentarte de forma adecuada.

En verano es recomendable comer platos ligeros e incluir en nuestra dieta muchas frutas y verduras. No realices comidas copiosas que te dejen fuera de juego durante un buen rato y, sobre todo, mantente bien hidratado consumiendo unos 2 litros de agua diarios. Los refrescos de sabores, siempre y cuando no tengan un exceso de azúcares, pueden ser una muy buena opción para hidratarte.

5 – Haz deporte.

No es necesario que salgas a correr 1 hora a pleno sol. Pero hacer algo de ejercicio suave, como dar un paseo en las horas de menos calor, o ir a la playa para nadar y moverte un poco, te vendrá genial. Te despejarás y dormirás mejor. Lo que se traducirá en un aumento de la productividad.

6 – Realiza pequeños descansos.

Para beber agua, ir al baño, echar un vistazo al teléfono o simplemente levantar la cabeza de los apuntes y estirar un poco las piernas. Aunque no lo creas, los descansos son casi tan importantes como los ratos de estudio.

Y tú, ¿sigues algún otro hábito de estudio en verano? ¡Queremos saberlo! Y, por si te ayuda, te dejamos por aquí una serie de consejos para estudiar leyes.

Desde Gesinpol, academia de oposiciones a Guardia Civil y Policía Nacional, no nos queda más que animarte en tu camino. ¡Cada día estás un paso más cerca!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 items - 0,00